Las causas profondas del fracaso en el aprendizaje de idiomas

Hoy por todas partes oímos consejos para aprender idiomas y explicaciones sobre las razones de nuestro fracaso.

«¡ No aprendáis gramática ni listas de vocabulario !»

« ¡ Moderad vuestro entusiasmo ! »

Para explicar que a la mayoría de los españoles no se le dan bien los idiomas todo vale. Lo achacamos al sistema educativo, al nivel pésimo de algunos profesores, a la falta de contato con el idioma, al doblaje de las pelis…

Pero ¿de verdad es eso? Yo os voy a intentar dar mi visión de las cosas.

Primero, dejaré las cosas claras. Si nunca habéis sentido la necesidad de aprender idiomas, que no lo habéis logrado pero que no os supone mayor problema y que no tenéis pensado aprenderlos, no hace falta que leáis este artículo. Mi propósito no es que todo el mundo hable idiomas sino que todos los que quieren aprenderlos lo consigan. No todos tenemos los mismos intereses y me parece muy bien así. Sin embargo, si habéis llegado hasta aquí seguro que os va a interesar lo que os voy a contar.

____________

earth-1964824

Igual os parezca un poco duro lo que os voy a decir, pero luego os daré las explicaciones necesarias.

Tenemos que buscar en nosotros mismos las causas de nuestro fracaso.

Soy sin duda de las primeras en criticar el sistema educativo y los métodos que se suelen utilizar para enseñar idiomas (y otras asignaturas también) Está claro que hace falta una reforma drástica pero dudo sinceramente de que sea posible por ahora. En mi opinión, deberemos esperar décadas antes de que esto ocurra.

La primera razón por la que no se aprenden idiomas en la escuela es porque son una imposición, y mientras sea así, para la mayoría de los alumnos no será placentero. 

Y sin placer no puede haber aprendizaje. La tasa de éxito en el aprendizaje de idiomas nunca superará el mínimo actual, sean cuales sean las competencias de los profesores y los métodos empleados. Algunos alumnos encontrarán una motivación al obtener buenas notas. Pero ello no implica que aprendan algo.

school-2051712_1280

No, la escuela no puede garantizar el éxito de nuestros hijos en los idiomas, al menos no en su estado acutal. Olvidamos que son los alumnos los que aprenden o no. De hecho, incluso en un sistema educativo obsoleto, algunas personas disfrutan y consiguen aprender.

disobedience-1673196_1920Es indispensable tener en mente que no podemos obligar a nadie a aprender. Somos los únicos actores de nuestro aprendizaje. Ningún método, por muy bueno que sea, puede valer para todos. Todo depende de lo que podemos hacer de él. Debemos encontrar lo que nos motiva y lo que funciona para nosotros.

Por supuesto me vais a decir que cuando íbamos a la escuela no podíamos elegir lo que nos gustaba. E igual habéis tenido un profesor realmente malo. Pero ahora somos adultos y es muy importante tomar conciencia de las razones profundas de nuestro fracaso. El primer error es seguir buscando una solución milagrosa fuera de nosotros, esperar encontrar el profesor o el método perfecto. Igual tengamos buenos resultados al principio, pero siempre llegará un momento en que no conseguiremos lo que esperábamos. Le echaremos la culpa al profesor o al método engañoso.

Así que os lo repito: :

NO EXISTE NINÚN MÉTODO MILAGROSO PARA APRENDER IDIOMAS Y TAMPOCO EXISTE NINGÚN PROFESOR PERFECTO.

Si algo no funciona en nuestra vida, lo primero es tomar nuestras responsabilidades y actuar.

Voy a intentar ayudaros un poco.

Entonces ¿qué puede impedirnos aprender ? Empezaré por lo más evidente, lo que podemos rectificar fácilmente.

* El método, las clases, el estilo del profesor no está adaptado a nuestro estilo de aprendizaje. 

Primero debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos: hablar con fluidez, entender, desenvolvernos, llegar a un nivel nativo, trabajar la parte oral o escrita, etc. Luego, si no conocemos nuestro estilo de aprendizaje, debemos experimentar. Hoy en día encontramos numerosos recursos gratuitos. Todos tenemos nuestras preferencias y nuestra manera de funcionar.

learn-977545_1280

No estudiar gramática y aprender intuitivamente será beneficioso para algunos, mientras que otros no avanzarán y se sentirán frenados. La repetición permitirá a algunos memorizar con facilidad pero resultará sumamente aburrida para otros. Algunas personas necesitan hablar enseguida aunque sólo puedan decir algunas palabras y otras no quieren lanzarse sin haber adquirido una base sólida. Tal vez prefiráis el anonimato que os brinda el aprendizaje on-line mientras que vuestro compañero necesita tener un contacto real con un profesor. Sois los únicos en poder determinar vuestras necesidades. Y aunque encontréis un método que funcione, no dudéis en completar y en buscar cosas nuevas hasta tener un amplio abanico de recursos que os gusten.

boys-1782427_1920

* La falta de contacto con el idioma

Para aprender un idioma hay que escucharlo, leerlo y hablarlo suficiente. La falta de exposición al idioma es el primer argumento que se suele dar para explicar el fracaso en la escuela. Sin embargo, hoy en día gracias a internet podemos leer artículos, ver programas, pelis, encontrar intercambios, buscar recursos que nos gusten. No tenemos ninguna excusa. No debemos temer no comprender todo y no esperemos a entenderlo todo para estar en contacto con el idioma. Si queremos comprender tenemos que escuchar. Aunque no entendamos nada nos familiarizamos con las sonoridades, el ritmo y la entonación. Acabaremos por distinguir terminaciones, palabras o expresiones frecuentes. Formularemos hipótesis en cuanto a su significado. Y cuando los estudiemos, los recordaremos mucho mejor.

Otra regla muy importante para aprender lo que sea es la siguiente:

No dejéis que nadie os diga que no debéis hacer algo si os gusta. Si os gusta es que funciona para vosotros. 

Las causas profondas

Ahora llegamos a lo que es realmente importante: al igual que pasa con cualquier aprendizaje o experiencia, aprender un idioma pone en juego numerosos aspectos psicológicos y el éxito dependerá en gran medida de lo que hemos vivido, de nuestro carácter y de factores a menudo inconscientes.

* La falta de confianza en sí mismo y en su capacidad de aprender

Si hemos tenido una mala experiencia con los idiomas o en la escuela en general (lo que es frecuente por desgracia) y que estamos convencidos de que somos pésimos y de que no valemos para aprender, por supuesto vamos a fracasar. Conviene reflexionar sobre la igamen que tenemos de nosotros mismos. Todo el mundo es capaz de aprender lo que sea a cualquier edad, incluso idiomas. Para mí es tan placentero y estoy tan convencida de que lo voy a conseguir que sé que lo lograré si me dedico a ello lo suficiente. Y curiosamente lo consigo.

Tenéis que preguntaros por qué tenéis una imagen negativa de vosotros mismos. Tal vez fue en vuestra familia o en la escuela. Tal vez hayan menospreciado o infravalorado vuestras competencias, vuestra personalidad.

fear-1069877_1920

Es importante saber que tener éxito en la escuela, tener buenas notas, no tiene mucho que ver con aprender.

Podemos aprenderlo todo de memoria para los exámenes, no garantiza en absoluto que entendamos algo ni que seamos capaces de expresarnos. Y tampoco es ninguna muestra de inteligencia. Si es lo que habéis aprendido, entonces es urgente que os informéis sobre lo que significa realmente aprender.

La capacidad de aprender, incluso un idioma, está presente en cada uno de nosotros.

Todos hemos aprendido nuestra lengua materna sin que nadie nos la haya enseñado. Si sólo hemos estado en contacto con esta lengua durante mucho tiempo, es probable que necesitemos más tiempo para empaparnos de un nuevo idioma, pero no es en absoluto imposible.

children-479692_1920

* Aprender no es placentero

El placer es la clave de cualquier aprendizaje. Un estudio reciente ha puesto de realce que al pronunciar nuestras primeras palabras en un idioma desconocido se activan las zonas del placer de nuestro cerebro. Aprender un idioma nos vuelve a traer al placer que sentimos al empezar a hablar en nuestra lengua materna, lo que nos permitió comunicarnos con nuestros allegados con palabras. Para el niño pequeño todo aprendizaje es placentero. Es un juego y disfruta de cada experiencia, de cada decubrimiento, de cada pequeño progreso. Para aprender con gusto conviene seguir teniendo la mente abierta y entusiasta de un niño. Podemos disfrutar escuchando el idioma, pronunciando sonidos y palabras. Busquemos actividades y soportes que nos gusten. No merece la pena estudiar un tema que no nos interesa. Gracias al entusiasmo hasta la gramática puede ser divertida. Basta con encontrar lo que nos motiva de verdad.

* La falta de distancia respecto a la lengua materna

Si no hemos tenido contactos positivos, importantes y de calida con otras lenguas y culturas, es muy probable que nos cueste desprendernos de nuestra lengua-cultura materna. Para hablar otro idioma debemos ser capaces de cuestionar nuestras certidumbres y utilizar nuestras competencias comunicativas adaptándolas a nuevas herramientas y efectuando de paso algo de reorganización. Cuanta más alejada de nuestra lengua-cultura nativa esté la lengua-cultura que queremos adquirir, más compleja la reorganización y más alejado el resultado final del punto de partida.

neurons-1773922_1920

El bebé posee una plasticidad cerebral impresionante y tiene la capacidad de aprender cualquier idiomas. Cuanto más crece, más se adapta al medio. Si vive en un entorno monolingüe, asocia cada objeto o idea con una palabra y conceptos precisos: tal objeto es feminino o masculino, etc. Una vez bien adaptado, todo se automatiza, el cerebro se  especializa, se estructura y si recibe poco estímulos nuevos tenderá a conformarse con lo que tiene y perderá flexibilidad. Pero nunca es tarde.

boys-2026930_1280* Las representaciones negativas de los idiomas y el etnocentrismo

La visión que tenemos de los idiomas, de los extranjeros y de sus países tiene una influencia fundamental en nuestro aprendizaje. Las personas que, decimos, tienen un “don”, suelen ser curiosas por naturaleza y les atrae lo diferente. En mi caso es un auténtico imán. En ciambio si tenemos una visión negativa de la diferencia lingüística y cultural, una percepción deformada por los prejuicios, tendremos que trabajar en ello para ir hacia más tolerancia y hacia una valorización de lo diferente.

Cuando nos encontramos con extranjeros que hablan un idioma que no comprendemos ¿cómo nos sentimos? ¿A guto? ¿Incómodo? ¿Excluído? ¿Indignado? ¿Sentimos curiosidad? Si nos cuesta enfrentarnos a este tipo de situación es probable que nos cueste adquirir un idioma desconocido.

bay-1867798_1280

Igual nos gusta viajar. Preguntémonos entonces cuál es nuestra actitud cuando vamos al extranjero. ¿Nos atraen más las actividades para turistas? ¿Vemos la cultura local como una cultura como tal o como un folklore? ¿Nos quedamos entre españoles o vamos en busca de los nativos? Las personas a las que se les dan bien los idiomas buscan la novedad, les gusta descubrir, probar nuevos caminos. Intentemos salir de la comodidad de lo conocido y enfrentarnos a lo imprevisto.

* El miedo

Es uno de los bloqueos más frecuentes.fear-of-heights-2040805_1280

  • Está el miedo a hacer el ridículo: hablar otro idioma puede resultar raro al principio. Es más evidente en la escuela o el instituto. Y cuando somos mayores, también nos cuesta. No se corresponde con la imagen que tenemos de un adulto serio y responsable.
  • También está el miedo a fracasar y a equivocarse, muy metido en nuestras neuronas. Lo sabemos desde muy pequeños: no hay que cometer errores si no queremos malas notas o castigos. También nos meten en la cabeza que preguntar es mostrar que no sabemos. Se trata de un malententido con graves consecuencias ya que no podemos hablar correctamente si no lo intentamos y como no sabemos es inevitable cometer errores. Entonces decidimos no hablar y nos condenamos a no progresar. Pero ya no estamos en la escuela y nadie nos va a poner malas notas si no pronunciamos correctamente. Es la única manera de progresar.
  • data-1590455_1920El miedo a perder nuestra identidad. No es tan evidente ya que suele ser inconsciente, pero es real. Mi lengua, mi manera de hablar, mi voz, las expresiones y el léxico que empleo, todo ello forma parte de mi identidad. Mi voz puede ser más aguda o más grave, igual me gusta hacer juegos de palabras, utilizar mucho argot, ser grosero o utilizar un léxico refinado y variado que refleje mi educación y mis conocimientos. Todo ello me define como individuo. Ahora bien, hablar otro idioma va a supponer abandonar esta parte de mi personalidad. Durante un tiempo ya no podré mostrarme tal y como soy mediante palabras. No podré expresar la décima parte de lo que tengo en mente debido a la falta de vocabulario. Mi soltura, mi perspicacia, mi humor dejarán paso a las dudas, las imprecisiones, los errores como los que hacen los niños en infantil. Mi voz será diferente, tendré que pronunciar sonidos cuya existencia desconocía por completo. Todo ello puede ser muy incómodo y llevarnos a dejarlo. balance-2034239_1920

Pero si nos dejamos llevar veremos que es muy divertido. Es como jugar a ser otra persona, actuar. Nuestra personalidad no es sólo nuestra forma de hablar y podemos comunicarnos más allá de las palabras. Además con el tiempo acabaremos teniendo suficiente fluidez para expresar todo lo que queremos y mostrarnos tal y como somos. Y esta experiencia nos enriquecerá como persona.

positive-954797_1920.jpgComo lo habréis comprobado, existen numerosos factores que pueden bloquear el aprendizaje de idiomas. Sólo he nombrado los que me parecen decisivos. Espero haberos aportado algo y haberos dado algunas pistas. Creo que es muy importante trabajar individualmente, analizar cada caso y evitar generalizar.

Recordad que nada es insuperable. Cuando uno quiere aprender encuentra la manera de hacerlo a pesar de los obstáculos. Sin embargo la voluntad y la motivación no son para mí lo más decisivo.

¡El secreto, el único, es disfrutar !

No dudéis en contactar conmigo si tenéis preguntas o comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s